dilluns, 27 de febrer de 2017

ECOS DE UN DESASTRE

Todo rompía el silencio que se le suponía a las entrañas del océano. El submarino era una olla de grillos. 
- «Deep cod» a Sirius. David, vemos la popa. Vamos a rodearla, pero a primera vista parece estar hecha polvo.
- Sirius a «Deep cod». Vamos preparando el nuevo filtro de acústica mientras os ponéis en posición.
- ¿Quién será ese documentalista que quiere grabar los sonidos del Titanic?
- Un tarado, seguro.
- Silencio los de abajo, que estamos filtrando los sonidos... ¿Qué es eso? ... ¿No lo escucháis?
- No. Aquí no oímos nada, tan solo nos aburrimos.
- ¡Callad, coño! Y poned el oído. Suena algo raro.
Todos se concentraron intentando descifrar aquellos supuestos sonidos.
- Para papa, pa pa pa, pa pa pa. Canturreó el comandante del Sirius. 
- Es un ragtime, gritó el piloto. Una orquesta tocando un ragtime.

Arístides Montoya

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta