dimecres, 29 de març de 2017

CARPATHIA

Eran las doce y media de la noche y Harold Cottom, operador de radio del transatlántico Carpathia, se preparaba para finalizar su turno. Cuando ya se quitaba los auriculares le pareció oír una señal lejana y difusa: CQD (Come Quickly Distress) que pronto reconoció como la señal internacional de auxilio.
Rápidamente y notablemente nervioso avisó al primer oficial y juntos fueron a buscar al capitán Arthur Rostron.
-¿Quién envía la señal?
-El RMS Titanic.
- ¿Cómo? No puede ser, verifique la señal.
- Es el Titanic, señor a unas 58 millas al sur.
- Cambio de rumbo, vamos allí a toda máquina.
Fueron cuatro horas atravesando peligrosos campos de hielo. Al llegar divisaron los botes salvavidas y uno a uno fueron subiendo a bordo a todos los supervivientes. El capitán desde cubierta supervisó la excelente labor de rescate de la tripulación mientras observaba atónito el mayor naufragio de la historia.

Maduixa Blava

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta