dimecres, 15 de març de 2017

ESTRUENDO

De repente un estruendo se extendió por todo el barco.
Nadie en el salón sabía qué había pasado, ni parecía preocuparles. Seguían comiendo y bailando al son de la orquesta que amenizaba la velada.
Pero al cabo de unos minutos se fue extendiendo un rumor, algo le había pasado al barco. Sin más detalles.
La gente empezó a ponerse nerviosa por la falta de información. ¿Qué había pasado? ¿Qué tenían que hacer?
Tras otro corto periodo que parecía no acabar nunca, se recibió una comunicación del personal del barco: ¡Se había chocado con un iceberg! Debíamos subir a cubierta y ponerse los chalecos salvavidas para comenzar la evacuación del barco.
Pero un estremecimiento recorrió el barco: ¡No había barcas para todas las personas! ¡Casi ni para la mitad de ellas!
Los que pudieron subir, se salvaron.
El resto, forman parte de la historia.

Charlie Bravo

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta