dimecres, 22 de març de 2017

LA CARACOLA

Un día más, Patricia busca una caracola bajo la arena. Una muy especial. Es sencillamente perfecta, equilibrada en su lacado de colores blancos y rosados. Sus manos la encuentran justo donde la dejó ayer. Bajo ese montón de arena volcánica. Se la pega a su oreja. Sonríe. La música sigue ahí. Sin prisa. Sin pausa. Una vez más escucha con atención las notas de un violín entristecido, como si supiera que ésta será su última vez.

¿De dónde vendrá esta música? - se pregunta una vez más. Con la caracola pegada a la oreja Patricia entra en el inmenso océano dispuesta a encontrar su origen. Hipnotizada por sus notas se sumerge poco a poco en sus frías aguas. Bajo las olas, la melodía engrandece. Todo el océano parece moverse bajo la batuta de un director tan invisible como omnipresente. La música no cesa. Ella tampoco.

Sara

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta