divendres, 10 de març de 2017

LA HUIDA

¡Oh! ¡No!

- ¡Rápido! ¡Venga! ¡No tenemos tiempo que perder! ¡La abuela! ¡¿Dónde está la abuela?! - "¡Al fin me deshice de ella!" - bueno, tenemos que irnos ya, lo siento.

Salimos del agujero que nos había visto nacer.

El pasillo estaba lleno de personas corriendo en todas direcciones, el suelo había empezado a inclinarse hacia un lado y parecía que de un momento a otro iba a empezar a deslizarse toda aquella gente, donde quiera que fuera. Pero lo peor estaba por llegar, ahí estaba la abuela en mitad de la multitud como si nada estuviera pasando, nos miró y vino volando.

- Os estaba esperando, mira que sois tardones.

Me puse rojo de rabia, era la mosquita más vieja que conocía y es que apenas ya podía volar, siempre dando bandazos de un lado para otro.

Y aún así, hoy, no sería su último vuelo.

Leinad Tavom

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta