divendres, 17 de març de 2017

LO CONSEGUÍ MAMÁ

¡Vaya! ¡No puede ser! Se cumplió mi deseo de cumpleaños.
Anoche, desde nuestro pequeño y oscuro camarote, mientras soplaba las velas cerré los ojos bien fuerte y deseé con todas mis fuerzas venir aquí, donde estoy ahora... a primera clase.
Mi madre decía que no podía ser, que era algo imposible, que no pertenecíamos a esa clase y que me pidiera algo más realista.
Yo no le hice caso, y mira, aquí estoy, sobre una moqueta roja en un pasillo bonito e iluminado con puertas blancas relucientes que dan paso a camarotes de ensueño.
¡Mamá! ¡Ven! ¡Corre! ¿Mamá?
Estoy sola. No es lo mismo estar aquí si estoy sola. Ven mamá. Empiezo a tener miedo. No hay nadie por los pasillos. Escucho gritos a lo lejos. ¿Qué pasa?
Un niño se me acerca. Parece que quiere decirme algo.
"Prepárate que los niños vamos todos juntos al cielo. El mar nos tragó"

Llum

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta