divendres, 24 de març de 2017

RECUERDOS

Siempre recordaré esa tarde de otoño cuando nos fuimos de "excursión" al Museo Marítimo de Barcelona. Habíamos visto la publicidad sobre una exposición acerca del trágicamente famoso "Titanic". Tenía miedo que mi pequeña de solo seis años se aburriese y tuviésemos que acortar la visita, al llegar nos dieron unos auriculares que aún aumentaron mis dudas. Una niña tan pequeña en una visita audioguiada; no lo tenía claro. Los niños nos sorprenden y sus capacidades son increíbles, no sólo disfrutamos de la visita, es que realmente nos transportó al mismo barco. Paseamos por uno de sus pasillos, admiramos objetos curiosos como la vajilla de servicio, entramos en los camarotes, tocamos un iceberg...; y finalmente nos sobrecogimos ante la lista de fallecidos en la tragedia. Morir, moriremos todos, es cierto pero en este ataúd de lujo la mayoría de los que perecieron fueron los más pobres.

Olgalvi

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta