dilluns, 6 de març de 2017

SUEÑOS ROTOS

En la cubierta de un titán de acero, Deirdre vio alejarse una Irlanda gris e intolerante. Preñada del mal sueño de una noche se fue en pos de una América anhelada, reposando su embarazo en tristes catres de billetes de tercera, billetes de personas descartadas.
Cuando el frío hielo hirió al titán indestructible, Deirdre, presa en la cubierta de tercera, oyó un quebrarse sordo y penetrante, y vio abrirse la fría puerta del Averno. Acunando con dulzura el suave vientre del nonato se fue hundiendo en el oscuro abismo del infierno.

Arístides Montoya

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta