dimecres, 5 d’abril de 2017

1912, LA DESGRACIA

Hacía meses que ninguna persona del navío pisaba tierra firme.
Una noche, el capitán informó a sus oficiales que había un criminal entre ellos. Aquella misma noche ocurrió algo que no se esperaba nadie de aquel barco.
Dos horas más tarde chocaron contra un iceberg de proporciones épicas. Al cabo de 15 minutos el barco estaba casi hundido por completo.
En cubierta había miles de personas saltando del barco y al mismo tiempo iban tirando los botes salvavidas.
Lo peor de todo era que todos se querían salvar.
Iban pasando los minutos y quedaba poco tiempo, muy pocos se salvaron.
El criminal creo que se salvó.

WilL TaiGeR

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta