dimarts, 11 d’abril de 2017

A BORDO

Marta ya se encontraba a bordo. Con Violeta Passot eran las hispanas de la tripulación.
Trabajo de dieciséis horas diarias. Preparar los desayunos, limpiezas de camarotes y galerías y terminar el día con las cenas. Compartían camarote y habían congeniado.
Cuando sonaron los murmullos del naufragio, ambas subieron a cubierta para la evacuación. Tenían el mismo bote destinado. Ya iban a embarcar cuando se les acercó un oficial con un bebé que puso en los brazos de Violeta. Entre empujones la ayudó a colocarse dentro de la embarcación. Se agarró al pescante por un brusco movimiento del barco y al volver la vista todos los huecos estaban cubiertos, entre salvavidas de corcho y ropas de abrigo junto con los bebés no había donde colocarse. Marta se desplazó por la cubierta sin darse cuenta que Violeta le había conseguido un pequeño espacio pero entre el bullicio ya no la oyó.

Bocaina

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta