dijous, 6 d’abril de 2017

CAMARERA

Marta se encontraba en Canterbury de camarera. Por un cliente que trabajaba en Lloyd's se había enterado de las navieras y sus buques. Por las noches en su camastro en el alto de la taberna soñaba con viajar, hacer fortuna y volver a su tierra para hacerse una casa junto a sus padres que añoraba.
En Midlebrought construían los cascos negros de los correíllos de vapor de Elder and Dempster, barcos pequeños de una chimenea de pasaje para volver a su tierra canaria. Podría recorrer las islas y estar cerca de su familia. En Belfast la White Star Line construía el casco negro de su segundo gigante, el Titanic, barcos de vapor de cuatro chimeneas, y conocería Nueva York y América donde le esperaba James que había emigrado prometiéndole amor.
Una mañana hizo su hatillo y viajó hasta las oficinas de la White Star Line soñando con los camarotes del viaje transatlántico.

Bocaina

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta