dimecres, 26 d’abril de 2017

EL VIAJE

Había llegado con tiempo suficiente de hacer la última comprobación antes del primer viaje, cuando me detuvo una anciana con un aspecto un tanto extraño.
- Será el último viaje y el primero.
Los problemas hasta entonces se habían sucedido, pero nuestro buque estaba listo para navegar. Sería el orgullo de White Star.
Los días transcurrían con total normalidad en el puente de mando, aunque seguía dándole vueltas a las palabras de la anciana.
Oímos un grito distorsionado.
- ¡¡Iceberg!!
Apenas se veía una forma indefinida a la que nos acercábamos demasiado deprisa. Intentamos una maniobra desesperada para evitar el choque. No fue posible.
En ese momento, sentí una especie de corriente eléctrica que atravesaba mi cuerpo. Se me erizaron los vellos de todo el cuerpo y una gran luz nos iluminó a todos.
Pasajeros y tripulación llegamos al puerto de Nueva York sin saber qué había pasado.

Panico

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta