dijous, 27 d’abril de 2017

EL VIOLINISTA

¡Qué bella es la música! La música lo es todo en mi vida, me transporta a sitios maravillosos, me da paz, me infunde ánimo. Y lo más bonito es que todas estas sensaciones son compartidas entre músicos y auditorio. Incluso en los momentos más difíciles.
Este arco que me permite extraer lo mejor de mí, este violín, mi compañero inseparable.
Va a ser la última función, las últimas piezas, las que me van a llevar de vuelta a Lancashire. Los pasajeros corren despavoridos, pero ahí estamos nosotros, los músicos de a bordo.
Daremos lo mejor de nosotros mismos hasta el final, haciendo lo que nos gusta y acercando a todo el que quiera al Paraíso.
Que todas las almas de las personas que pierdan la vida en esta catástrofe, el hundimiento del RMS Titanic, puedan encontrar el Camino.

PaniCo

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta