dilluns, 24 d’abril de 2017

NANA

La caricia de un iceberg me partió en dos y el mar en calma me acogió en su seno. Desde entonces, y ya hace un tiempo, solo hay oscuridad, frío y silencio. Yo también quiero mi canción... matarile-rile-ron.

Noa114

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta