dilluns, 10 d’abril de 2017

REPULSA CONDENADA

14 de abril de 1912, las 22:17. Risas a cámara lenta, reprobaciones que suenan como un eco en mi cabeza, caballeros que después de tanto vino no saben dónde se encuentran y mujeres que se critican entre ellas .Y entre toda esa gente yo, que por un momento querría desaparecer, huir de este barco, de los vestidos apretados, de los buenos modales y de esta muchedumbre con la que no me identifico. Quisiera ser libre.

Mi deseo se cumplió una hora y veintitrés minutos después de mi reflexión.

Tevlac

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta