dilluns, 3 d’abril de 2017

TODO ESTÁ BIEN

Merceditas tenía la nariz pegada al ojo de buey de su camarote, mirando la forma de aquel iceberg tan grande al que se iban acercando, como cuando echada sobre el suelo de su balcón contemplaba las nubes e iba buscando imágenes, una cara distorsionada, un animal indefinido, una niña que corría, un globo.
Cada vez se acercaban más a aquel bloque de hielo. De repente vio con toda claridad una imagen, era una persona que se acercaba hacia ella... Dios mío, no puede ser... ¡es imposible!
Su cara se transformó en una mueca, mezcla de sorpresa y terror... Era la cara de su madre. No daba crédito... ¡había muerto hacía dos meses!
De repente, el barco chocó contra el iceberg. Merceditas rodó por el suelo hasta que finalmente cayó al mar... Los brazos de su madre, recogieron su cuerpo mientras le susurraba al oído... No temas nena, tranquila, todo está bien.

Pirula

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta