divendres, 5 de maig de 2017

DETRÁS DE LA IMAGEN

Le eché un vistazo a uno de los marcos de fotos encima de la cómoda. Era una fotografía de mi difunta abuela. Por alguna razón, saqué el retrato del marco. Detrás se hallaba escrita una extensa dedicatoria. Antes de que me percatase, no podía despegar los ojos de aquel texto. En él describió lo desgarradora que fue la pérdida de su hermana quien, con las falanges congeladas, trató de permanecer a su lado, desesperada por continuar respirando.
Desgraciadamente, bajo el atestiguar de la luna, desapareció entre las gélidas aguas del mar; con una expresión facial que, de tanto dolor que transmitía, la sintió como una daga en la columna. Escribió que deseó morir; que su alma se había hundido junto con la mujer y el Titanic. Que, con los labios agrietados, le suplicó, desolada, clemencia a la vida. Mis ojos se humedecieron. Jamás esperé aquello tras una mera fotografía.

Cacao Soluble

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta