dimarts, 23 de maig de 2017

DISCUSIONES A BORDO

- ¡A babor!
- No, no. ¡A estribor!
Esa mañana empezaba con discusiones a bordo. Estaban todos nerviosos porque, al día siguiente, justo por la mañana, llegarían a Nueva York: su destino.
Los tripulantes del barco discutían todos los minutos del día. Y, como cada vez faltaba menos por llegar, lo hacían con más frecuencia. Los motivos eran variados: quién desembarcaría primero, quién sería nombrado mejor marinero, quién ganaría más dinero...
Discutían tanto que no se daban cuenta de que cada vez el sol estaba más alto en el cielo.
Seguían riñendo cuando el sol se empezaba a esconder por el oeste. Se hizo de noche, tan de noche que solo se veía la oscuridad.
De repente, uno de los tripulantes dijo:
- Algo se acerca por el...

Elena de Àvalor

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta