divendres, 19 de maig de 2017

EL CUENTO DEL DESMAYO

Ya hace mucho tiempo, un gran barco andaba por los mares. Mi dulce amada y yo nos conocimos en una lancha y luego nos fuimos al Titanic. Cuando zarpamos del muelle nos invitaron a un banquete que servían cruasanes, té, algunos polvorones y turrones. Estábamos en segunda clase, pero vivíamos como reyes, todo estaba perfecto, menos pues que a un señor un poco obeso se le escapaban los intestinos, por lo que sacaba a parte un mal olor, buaaah. El Titanic chocó contra un iceberg y el barco se partió y solo, porque el señor se le escapó un gas flatulento que desmayó a toda la tripulación hasta la hora del choque. Todo el mundo iba hacia los botes salvavidas y algunos otros se tiraban al agua y nosotros fuimos a buscar flotadores porque no sabíamos nadar muy bien y nos fuimos nadando.

El rey de la gracia

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta