dilluns, 22 de maig de 2017

LA VERDADERA HISTORIA DEL TITANIC

Fue un error bautizar al Titanic con una botella de Barakaldo, pues buenos son los vascos fabricando su vidrio templado. Después de incontables intentos sin poder reventar la botella, el capitán Concordia la pidió, miró, palpó, descorchó y se la bebió de un solo envite. Solicitó luego que hicieran un simulacro con el ancla y el Titanic quedó bautizado. Poco después, capitán y buque eructaron al mismo tiempo y 59.000 caballos se hicieron a la mar sin que nadie reparara en las fisuras del casco. El capitán pidió algunas botellas para analizarlas debidamente y después de recitar sesenta siete veces la Canción del Pirata encaramado en el espolón, se retiró a sus camarotes. Aseguran haberle visto saltar poco después por la borda gritando "al abordaje", aunque no existen pruebas fehacientes. Lo que sí se sabe es que las fisuras en el casco del Titanic, no fueron ocasionadas por un iceberg.

Francesco

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta