divendres, 19 de maig de 2017

LUJO SIN VALOR

El presentimiento del año 1912, fue uno de los cuales me hizo tener miedo. Yo dormía durante el día y permanecía despierta por la noche. Mis sueños dentro del Titanic fueron catástrofes inolvidables, había muertes, gritos y unos pequeños agujeros en el acero del que dejaba adentrar con abundancia, grande cantidad de agua.

Una noche me equivoqué. Estaba cansada y me encontraba mal, había comido y jugado sin parar. Comencé a escuchar gritar a mis padres. Abrí los ojos y me volví a dormir.
Mis padres lloraban, porque: "UN VIAJE CONSEGUIDO POR LA ENERGÍA, SACRIFICIO Y ESFUERZO acabaría con nuestras vidas".

Sentimiento

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta