dimarts, 23 de maig de 2017

TUVE LA SUERTE DE PODER CONTARLO...

- Lo conseguí, he conseguido abrir la puerta, ¡Vamos chicas! Estábamos en primera clase.
Cuando entramos, había de todo menos tranquilidad. ¿Qué estaba pasando? Me acerqué a preguntar a un hombre y él me contestó: "No corráis, ya es demasiado tarde. Estáis..."
Me desmayé. Cuando desperté, me encontraba en el hospital. Había tenido suerte, no como ellas...

RMS

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta