dilluns, 8 de maig de 2017

YO, EL ICEBERG

Un día como otro... La noche está estrellada y el paisaje es el de siempre. Estoy aquí, donde la naturaleza me ha abandonado, encallado desde hace días y esto comienza a ser un tanto aburrido. A lo lejos se ve algo de luz que se aproxima. Algo inmenso. Parece indestructible. Es agradable ver novedades, pero creo que se está acercando demasiado. Veo su silueta, perfectamente definida, simétrica. No como la mía, esculpida por los mares polares. Cada vez está más cerca.
Hace unos años, comencé mi aventura, cuando me desprendí de aquella enorme pared, recorriendo más de 6.000 kilómetros, arrastrando mi tonelaje helado por el fondo marino desde la costa oeste de Groenlandia.
Se acerca. Este prodigio de acero me ha herido ligeramente.
Vuelvo a estar a la deriva, pero esta vez acompañado de 1500 almas. Con ellas, sigo navegando...

Blue Rain

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comenta