diumenge, d’abril 15

QUERIDO TESTIGO

Un pailebote centenario destaca a lo lejos sobre todos los demás, veo desde la distancia las decenas de embarcaciones que se acercan. Sonrío y sigo escribiendo. Escribo, compruebo a qué distancia se encuentran mis enemigos y repito el proceso cada quince segundos.
Conforme se acercan, apresuro esta carta. Trazo estas líneas con la pluma que me regalaste, en la que veo el reflejo de todo tu ser. Escribo mis últimas palabras, y tú querido lector, eres el único testigo de cómo pongo fin a mi vida.

Somia Truites

Cap comentari:

Publica un comentari

Comenta